jueves, 5 de diciembre de 2013

¿Cuál es el mejor comparador de seguros?


Comparar se ha vuelto hoy en día una necesidad. El exceso de ofertas para todo tipo de productos y la escasez de recursos económicos derivados de la actual crisis han obligado al consumidor a racionalizar el gasto y a cuidar con mucho más celo cada céntimo que sale de su cartera.

En este sentido, Internet se ha convertido en un poderoso aliado para el consumidor ya que permite un acceso más sencillo y completo a la información de las ofertas existentes en el mercado. Adicionalmente, la web 2.0 está permitiendo que, además de poder acceder a la información general del producto o servicio (la que facilita la compañía que lo comercializa), podamos acceder a información extra proporcionada por  otros consumidores, que mediante el relato de sus experiencias en blogs, foros y páginas de opinión pueden ayudar a un consumidor indeciso en su toma de decisiones, inclinando la balanza hacía una oferta u otra.

lunes, 11 de noviembre de 2013

La seguridad de la información


Hoy revoloteamos alrededor de la pregunta que plantea este mismo blog ¿Cuanta seguridad necesitas? En esta ocasión queremos tratarlo partiendo de un tema que puede parecer atípico para este espacio pero que es noticia más que nunca en los últimos tiempos y tiene como protagonistas a personas, empresas y gobiernos; la información.  
Estamos en la era de la información, la era en que la información es un bien preciado y crece de forma exponencial ante la mirada de conceptos desconocidos aun para muchos; big-data, cloud computing, etc. Conceptos que permiten a las empresas mejorar los servicios de forma directa o indirecta y en los que la seguridad es imprescindible para su éxito.
Desde primera hora de la mañana generamos información sin ser conscientes de ello; al encender la luz, al hacer un pago, al acceder a  internet, redes sociales… mil movimientos que dicen mucho de nuestras vidas.

lunes, 28 de octubre de 2013

El tamaño no importa... ¿O sí?


Este título hace referencia a las compañías de seguros de pequeño y mediano tamaño que han demostrado a lo largo del tiempo (algunas son entidades centenarias) su profesionalidad y buen hacer.

Hoy en día parece que lo que prima es el tamaño (grandes grupos bancarios, grandes compañías de comunicación, grandes multinacionales de todo tipo... que manejan el mercado a su antojo), nos dejamos llevar por la sensación de seguridad que parece pueden dar las grandes compañías que dominan el mercado con sus continuas campañas publicitarias y tanto el ciudadano de a pie como el legislador siguen viendo en el tamaño un valor seguro. ¿Pasa lo mismo en el mercado asegurador?

viernes, 4 de octubre de 2013

Dependencia ¿Pública o Privada?

¿Qué tiene que ver un cuento como Alicia en el País de las Maravillas con nuestra Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de  Dependencia? Algo que define el concepto de rapidez está explicado en dicho cuento, cuando una de las cartas de la baraja francesa, la Reina Roja, le dice a Alicia:
“Aquí para permanecer en el mismo lugar debes de correr mucho, mucho. Y si quieres ir a otro lugar tienes que correr por lo menos dos veces más rápido”. Esto es: rapidez de respuesta, rapidez en lo que nos piden nuestros clientes, nuestro mercado.
Dicho esto, en 2006 se aprobó la Ley 39, del 14 de diciembre, para la Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de  Dependencia (en adelante, LD) y ya se vio que había que poner en marcha un sistema que diese protección a los más necesitados en realizar los actos más esenciales de la vida diaria. Así se creó el Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia y, por desgracia, poco ha variado en estos años y lo que es peor, en los próximos, ya que solamente puede ir en aumento el número de personas dependientes, debido al envejecimiento de la población y porque disminuirá el número de cuidadores informales, a medida que se incremente la participación en el mercado laboral de las nuevas generaciones de mujeres. Por éstas y otras razones la atención a la dependencia continuará en el futuro siendo una necesidad social digna de protección que más que nunca requiere rapidez en la respuesta.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Seguros de Vida. Un acto de generosidad.

El seguro de vida es un instrumento eficaz de protección, que permite garantizar la seguridad económica de quien lo contrata ante el imprevisto de una desgracia (Fallecimiento, invalidez...), se podría decir, sin miedo a equivocarse, que hacerse un seguro de vida es un acto de generosidad extraordinaria hacia los seres queridos que nos rodean y que dependen de nosotros. Ahora bien ¿qué debemos tener en cuenta y cuándo debemos contratarlo?

lunes, 2 de septiembre de 2013

Soy autónomo. Necesito asegurar mis ingresos.

autónomos

La practica mayoría de las personas, cuando realiza un estudio de viabilidad del negocio como autónomo, nunca tienen en cuenta que en los gastos de primer establecimiento deberían contar con una partida económica para todos los seguros necesarios e imprescindibles de la actividad que quieren emprender.

De todos los que podamos pensar que necesita, está el de garantizar sus ingresos, puesto que el autónomo si no trabaja no tiene garantizado sus ingresos o incluso tener cubiertos los gastos fijos de la actividad que realiza.
¿Es consciente el autónomo de  cuáles son las percepciones públicas habituales de un autónomo en caso de incapacidad laboral temporal? ¿Se ha planteado el autónomo que le sucedería en caso de una baja laboral durante un periodo corto de tiempo…? ¿Y durante un periodo más largo? En este post intentamos resolver todas estas dudas.

jueves, 1 de agosto de 2013

Innovación en los seguros individuales: Medicina contra la crisis del sector.


La actual crisis económica tan profunda que estamos viviendo ha provocado un dramático descenso del consumo, tanto en unidades reales (veces que consumimos un bien o servicio) como en el precio, debido al exceso de oferta tan bestial -recordemos que la oferta en cualquier mercado estaba preparada para soportar la demanda existente en 2008- Todo esto ha provocado una guerra de precios sin precedentes en prácticamente cualquier actividad económica (salvo en los oligopolios como el energético que es otra historia, claro)

El sector asegurador no es ajeno a esta situación, y cabe preguntar cómo se pueden generar nuevos productos, cómo innovar, o de qué manera buscar nuevos mercados para intentar paliar esta situación.
Para esta pregunta del millón de dólares haya probablemente muchas respuestas, pero una de ellas la tenemos delante de nuestras narices: la estrategia de buscar nichos de mercado y concretamente en los seguros de las personas, vida, accidente etc…

lunes, 15 de julio de 2013

No es país para emprendedores


Seguimos inmersos en tiempos difíciles. Por mucho que cierto voluntarismo no deje de ver “brotes verdes”, la situación económica requiere medidas adicionales a corto plazo, pero sobre todo de largo plazo.

Por ello, antes de compartir algunas reflexiones sobre la labor de los emprendedores, habría que recodar algunas de las “tareas” que el Gobierno (o el país) tiene pendientes. Tareas que, por si nuestra memoria es frágil, nuestros socios europeos se encargan continuamente de remarcar como “pendientes” (aunque ya se encargan los mercados financieros de evidenciarlo mediante las dificultades a que somete la financiación de España).

A continuación en este post vamos a enumerar algunas de esas tareas:

jueves, 20 de junio de 2013

La igualdad entre sexos llega a los seguros. Paridad de primas.

Ya han pasado varios meses desde que se hizo efectiva la prohibición  de discriminación por motivo del género en el cálculo de las primas de seguro, por lo que puede ser un buen momento para pararse a pensar un poco sobre el  tema y ver cómo se ha aplicado.

En primer lugar y reflexionando sobre la propia  prohibición de  discriminación, pensamos que la tarea de darle precio a un seguro de vida, de autos o de cualquier otro tipo obliga a la aseguradora a seleccionar el riesgo que quiere asumir, a diferenciar unos riegos de otros para aplicarles tarifas de seguro diferentes. En la propia naturaleza de la suscripción de un seguro  está la labor de seleccionar, elegir, diferenciar, discriminar en definitiva  un riesgo de otro.