jueves, 1 de agosto de 2013

Innovación en los seguros individuales: Medicina contra la crisis del sector.


La actual crisis económica tan profunda que estamos viviendo ha provocado un dramático descenso del consumo, tanto en unidades reales (veces que consumimos un bien o servicio) como en el precio, debido al exceso de oferta tan bestial -recordemos que la oferta en cualquier mercado estaba preparada para soportar la demanda existente en 2008- Todo esto ha provocado una guerra de precios sin precedentes en prácticamente cualquier actividad económica (salvo en los oligopolios como el energético que es otra historia, claro)

El sector asegurador no es ajeno a esta situación, y cabe preguntar cómo se pueden generar nuevos productos, cómo innovar, o de qué manera buscar nuevos mercados para intentar paliar esta situación.
Para esta pregunta del millón de dólares haya probablemente muchas respuestas, pero una de ellas la tenemos delante de nuestras narices: la estrategia de buscar nichos de mercado y concretamente en los seguros de las personas, vida, accidente etc…

Es práctica común en el sector que TODAS las pólizas de vida y accidente finalicen sus coberturas a los 65 años, 70 años a lo sumo… y enviar al asegurado un lacónico escrito (en el mejor de los casos) explicándole la finalización de su seguro. ¿Qué pasa con las necesidades aseguradoras de esta persona?
Hablamos de un sector de la población (los senior) que, se supone, disponen de ahorros y rentas que permiten esa capacidad de compra, algo que sus hijos y nietos a lo mejor no disponen.
Más aún, la calidad de vida y esperanza de vida de nuestros mayores es muchísimo mayor que hace décadas, con lo que las condiciones de aseguramiento para la industria del seguro es “más palpable y planteable”. Otro tema a debate en otro artículo será su efecto en el actual sistema público de pensiones… pero esa es otra historia.

La cuestión es que haciendo un benchmarking respecto a estos seguros para seniors (mayores de 65 años), en el que se cubren necesidades personales nos encontramos las siguientes realidades:

  • SEGUROS DE VIDA. No existe la posibilidad de contratación.
  • SEGUROS DE ACCIDENTE. Solo existe uno, comercializado por Surne.
  • SEGUROS DE DEPENDENCIA. Menos de una decena de productos en el mercado.

Hagamos ahora una breve pincelada de los productos contratables: Accidentes y Dependencia
1. ACCIDENTES
Es el seguro más sencillo de “evolucionar”. A partir de 65 años tenemos las mismas probabilidades o incluso más, de sufrir un accidente. Las garantías cubiertas en un seguro de accidente normal son Fallecimiento por accidente y Invalidez absoluta por accidente
Evidentemente, una persona mayor, si ya se encuentra jubilada, no puede “invalidarse” y por lo tanto se le plantea en su lugar una garantía de Fractura de Huesos, un baremo en el que en función de la tipología de la rotura se le establece una indemnización dineraria. Adicionalmente se le puede complementar con una indemnización por hospitalización diaria a causa de accidente.
Pero lo realmente relevante es que esta póliza se puede contratar hasta que el asegurado tenga 75 años y la edad de finalización es de 85 años. Surne ya dispone de este seguro de accidentes senior adaptado a la nueva realidad demográfica y económica 

2. DEPENDENCIA
Entre los productos que hemos analizado existen de diversas modalidades :
  • Por prestaciones: De capital o De rentas vitalicias
  • Por primas a pagar: De prima nivelada o Prima de riesgo
La edad de contratación, dependiendo de los casos, está ampliada hasta los 75 años y no existe limitación en la edad de finalización de la cobertura. En algunos casos sí existe esta edad de finalización de cobertura, cosa que no parece lógica desde ningún punto de vista.

No es el objetivo de este artículo extenderse demasiado en las características concretas de cada producto, y sí en cambio aclarar que estos productos “adaptados” no van a ser ninguna panacea contra la caída de facturación en primas en estos momentos, pero todos los sectores productivos están innovando y buscando soluciones. El sector de los seguros no puede ser menos, por lo que tenemos que innovar y provocar cambios en las tendencias para encontrar oportunidades que ahí están.

Es probable que dentro de unas décadas, viendo el progresivo aumento de la esperanza de vida de la población, el desarrollo de productos aseguradores de riesgos personales para los seniors sea uno de los principales generadores de primas. No lo sabemos, pero con suerte viviremos para verlo, eso sí, bien asegurados!

No hay comentarios:

Publicar un comentario