lunes, 23 de septiembre de 2013

Seguros de Vida. Un acto de generosidad.

El seguro de vida es un instrumento eficaz de protección, que permite garantizar la seguridad económica de quien lo contrata ante el imprevisto de una desgracia (Fallecimiento, invalidez...), se podría decir, sin miedo a equivocarse, que hacerse un seguro de vida es un acto de generosidad extraordinaria hacia los seres queridos que nos rodean y que dependen de nosotros. Ahora bien ¿qué debemos tener en cuenta y cuándo debemos contratarlo?

Hay circunstancias en el transcurso de la vida de casi todas las personas donde la necesidad de un seguro de vida se ve con mayor nitidez:
  • Para todos aquellos que tienen personas a su cargo y desean asegurarles el nivel de vida que ahora disponen a través de garantizarles medios económicos por si alguno de ellos fallece o sufre una invalidez, de la misma forma que  las personas que tienen hijos en edad escolar y utilizan la contratación del seguro para garantizar la formación educativa de sus hijos en caso de la perdida de alguno de los progenitores, ¿qué padres se negarían a tener garantizada la educación de sus hijos si alguno de ellos sufriera una desgracia?
  • Para los que tienen pendiente algún tipo de préstamo y desean no trasladar su  responsabilidad.
  • Para hacer frente a los gastos de sucesiones en las situaciones de distribución de herencias.

Datos a tener en cuenta

Antes de contratar el seguro de vida y, entendiendo que existen varias y muy diferentes modalidades, es aconsejable recopilar información suficiente que permita seleccionar la opción que mejor se adapte a las circunstancias de cada situación personal, no es lo mismo las necesidades de una persona soltera, que de un matrimonio con hijos, por ello cabe reflexionar sobre los factores que van a influir en el modelo de póliza que procede suscribir, a modo de ejemplo.
  • Edad del asegurado, nivel de ingresos, años de actividad laboral que le quedan
  • Edad del  cónyuge, nivel de ingresos
  • Edades de los hijos y/o personas a su cargo, años que restan para finalizar sus estudios, en definitiva hacer unos costes estimados de todos y cada uno de los componentes en situación de dependencia con el asegurado
  • Estado de su situación financiera, disponibilidad de ahorro.
Es normal pensar que se darán otras situaciones en las cuales haya otros condicionantes pero de lo que se trata con estas referencias es resaltar la necesidad de someter a estudio la información que hemos recabado para adaptarnos al modelo de seguro que mejor cubra las necesidades concretas del candidato.

Por ultimo hacer una referencia a los requisitos necesarios para la contratación, que dependerá de los capitales que se deseen contratar. La aseguradora en función de esos capitales solicitara una declaración de salud e incluso en determinados casos un reconocimiento médico cuyo coste correrá a cargo de la aseguradora, que valorara la información aportada para aceptar el riesgo o denegarlo, si acepta el riesgo el asegurado se compromete a pagar una prima que la aseguradora ha calculado en base a su edad y profesión.

En resumen, el Seguro de Vida es un acto de generosidad extraordinaria dirigido a proteger a  las personas que hemos elegido para compartir la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario