miércoles, 21 de junio de 2017

¿CREES QUE SABES CUÁNTOS TIPOS DE SEGURO DE VIDA EXISTEN?


Todo lo que siempre quiso saber sobre los seguros de vida y nunca se atrevió a preguntar. Parafraseando el título de la película de Woody Allen (y con una temática algo menos sugerente) retomamos nuestro blog con una pregunta para la que quizás no conozcas la respuesta.

¿Cuántos tipos de seguros de vida existen?

Las diferentes modalidades de los seguros de vida dependen de si el pago de la cantidad pactada en el contrato depende del fallecimiento o supervivencia del asegurado. Básicamente, existen cuatro modalidades: seguros de riesgo para caso de fallecimiento, seguros de ahorro para caso de supervivencia, seguros mixtos que combinan los dos anteriores y seguros de rentas.

Cada uno de estas modalidades de seguro de vida tiene sus propias características. Veamos en qué consiste cada una.

1. Seguros de riesgo

Los seguros de riesgo son un tipo de seguros de vida en los cuales se asegura el fallecimiento y pueden incluir otras garantías como la invalidez permanente del asegurado  o capitales adicionales en caso de que el fallecimiento o invalidez sean consecuencia de un accidente.

El capital contratado es pagado si se produce el fallecimiento o la invalidez del asegurado antes de finalizar el plazo de duración del seguro. La duración de estos seguros se limita por tanto por una serie de años (5,10, 15) o hasta el cumplimiento de una edad, siendo 65 años la edad límite de cobertura más habitual

Si la persona asegurada sobrevive a ese periodo el seguro queda cancelado, quedando las primas satisfechas a favor de la compañía aseguradora. Son normalmente seguros temporales que cubren el riesgo de fallecimiento o la invalidez siempre que ocurran antes de terminar el contrato. En este tipo de seguro impera el componente riesgo por encima de otras variables. Su duración es de un año renovable de forma tácita hasta un número determinado de periodos. Su coste no suele ser muy alto y permite contratar coberturas elevadas. Suelen contratarse para proteger obligaciones hipotecarias, pero sobre todo como protección adicional para proteger la falta de ingresos de la familia derivada de un fallecimiento o de una invalidez

En los seguros de vida riesgo la prima o coste del seguro es anual y se calcula en función de la edad del asegurado y el capital elegido o asegurado en la póliza, por lo que cuando mayor sea el asegurado y mayor sea el capital asegurado mayor será el coste del seguro.
Existe también la posibilidad de contratar un seguro de riesgo no fijando plazo de duración y estableciendo el final del seguro cuando se produzca el fallecimiento del asegurado (vida entera) Estos seguros son utilizados por aquellos que quieren dejar siempre una cantidad, capital o suma asegurada, cuando fallezcan a un hijo discapacitado o para que sus herederos puedan hacer frente al impuesto de sucesiones, etc. Al cubrir un hecho cierto como es el fallecimiento en cualquier momento, es difícil considerarlos como un seguro de riesgo. Por otro lado, los capitales asegurados suelen ser pequeños y se trata de un producto poco extendido en el mercado.


2. Seguros de ahorro

Los seguros de vida ahorro son aquellos destinados a constituir un capital que la compañía aseguradora abonará al asegurado al final de un plazo establecido en póliza en el caso de que éste viva. La finalidad de estos seguros es el ahorro a medio o largo plazo para complementar las prestaciones de jubilación o para acumular un capital que permita hacer frente a situaciones futuras.

En este tipo de seguros tiene especial relevancia su tratamiento fiscal, que dependerá de la legislación de cada país.

Las primas de estos seguros pueden ser únicas o periódicas.

  • En los seguros de prima única se aporta un capital al inicio y se garantiza una rentabilidad al vencimiento del plazo que suele ser como mínimo de un año, siendo lo más habitual 3 a 5 años. A mayor plazo, mayor rentabilidad, suelen ser productos invertidos en Renta Fija que priman la Seguridad por encima de la Rentabilidad. 
  • En los seguros de ahorro de prima periódica se pacta una aportación cada cierto tiempo mensual o trimestral con un tipo de interés anual garantizado para poco a poco, construir un capital al vencimiento del contrato. Asimismo, es habitual que estos productos permitan también aportaciones extraordinarias. 

Los seguros de vida ahorro garantizan siempre el capital asegurado compuesto de las primas pagadas más una rentabilidad garantizada en póliza. Siempre se obtiene lo ahorrado más la rentabilidad pactada garantizada.

Por ello, el seguro de vida ahorro se ha convertido en el instrumento más fiable y seguro para ahorrar a largo plazo. No hay ningún producto financiero o bancario que pueda garantizar una rentabilidad a 25 ó 30 años. Por eso, todos los productos destinados a ahorrar para la jubilación se soportan o se instrumentan a través de los seguros de vida.

Dentro de esta modalidad conviene destacar  los Planes de Previsión Asegurados (PPA) y los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) y los Unit Linked, estos últimos son los únicos seguros de vida ahorro que no garantizan la inversión, ya que la aportación del cliente se invierte en una cesta de fondos y el riesgo de la inversión es totalmente del cliente o asegurado.

3. Seguros Mixtos

Garantizan el pago de un capital a los beneficiarios al fallecimiento del asegurado, o al vencimiento del seguro si en esa fecha vive el asegurado.
Los seguros mixtos aúnan en un mismo contrato un seguro de riesgo y un seguro de ahorro, de modo que el asegurado queda cubierto en caso de fallecimiento (en cuyo caso los beneficiarios recibirán una indemnización) y tiene asegurada una prestación si sobrevive a la edad estipulada.


4. Seguros de rentas

A menudo se habla también de Seguros de Rentas, por los que mediante la aportación de un capital único o el pago de una prima durante un tiempo determinado, el asegurado tiene garantizada una renta.

Las rentas pueden ser:

  • Rentas Vitalicias: El asegurado percibe la renta hasta el momento de su fallecimiento, asumiendo la aseguradora el riesgo de longevidad del asegurado
  • Rentas temporales: Se establece a la firma del contrato un plazo en el que se irá percibiendo la Renta

En ambas modalidades se puede establecer la reversión del pago de la renta a un familiar en caso de fallecimiento del asegurado.

Las rentas vitalicias han tenido un desarrollo importante en los últimos años, destinadas a personas mayores que tienen un capital y quieren convertirlo en una renta mensual o anual mientras vivan.
El tratamiento fiscal de las rentas es muy interesante y cada vez son más las personas interesadas en contratar este tipo de seguros de vida.

Todos estos modelos están disponibles en Surne, expertos en vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario