viernes, 13 de octubre de 2017

EL CUIDADO DE NUESTROS PADRES


Puede ser devastador para los hijos comprender que sus padres, que una vez mostraron vigor y salud, ya no se valen por sí mismos. Tal vez nuestro padre o nuestra madre se ha caído y roto una cadera, o se ha desorientado y perdido, o sufre una enfermedad grave.
Por otro lado a los mayores quizá les cueste aceptar que su salud u otras circunstancias limitan su independencia. ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo podemos cuidar de ellos?