viernes, 29 de junio de 2018

"SI LO HUBIERA PENSADO BIEN ANTES..."



Según datos del Ministerio de Empleo, el número de autónomos cotizantes en RETA no deja de crecer y en el mes de mayo ya se alcanzó la cifra de 3.261.398, con 56.720 nuevos cotizantes un 40% más que en el mismo periodo de 2017.

No son pocos los nuevos emprendedores que han decido apostar en este momento de mejora financiera, incentivados también por la medidas aprobadas en la Ley de Autónomos 

como la ampliación de la tarifa plana en las cuotas para nuevos autónomos, o las mejoras en las deducciones. Pero no debemos olvidar, que por desgracia existen aún muchos casos de autónomos forzados “falsos autónomos”, que siguen desarrollando su misma actividad anterior a la crisis y que han tenido que asumir esta nueva situación, en algunos casos desconociendo por completo los riesgos que esto entraña.

Es muy habitual que el nuevo autónomo que proviene del Régimen General de la Seguridad Social, esté habituado a tener cierta tranquilidad y confianza en el sistema público de protección, y por desgracia en muchos casos no se suele detener en analizar a fondo, como puede afrontar por ejemplo una situación de Incapacidad Laboral Temporal a consecuencia de una Enfermedad o un Accidente.

La gran mayoría de los autónomos cotiza por la base de cotización mínima que en este 2018 asciende a 919,80 Euros, esto supondría que en el caso de que esto ocurriera y esta persona se viera obligada a no poder trabajar, tendría que sobrevivir con el 60% de esta cantidad desde el 4º día de baja hasta el día 20 y el 75% a partir del día 21. Afrontar esta situación en el caso de una persona con obligaciones familiares y/o financieras, puede resultar un auténtico drama, si además lo que se produce es una baja de larga duración.


 
Pero, es que el autónomo nunca se da de baja…. ¿Es cierto?


Como indicaba el diario EL PAÍS en su artículo del pasado 11 de Abril, sólo en 2017, 29.673 Autónomos tuvieron que afrontar una baja, con una duración media de 91 días. Por lo que no es sólo que tengan bajas, sino que además las que suelen afrontar son de media o larga duración. Ver artículo.


Desde Surne podemos ofrecer al autónomo un gran catálogo de productos, para hacer su vida un poco más fácil y permitirle realizar su actividad diaria con una mayor tranquilidad y seguridad.
www.surne.es


Pero, es que los seguros de Baja Laboral son muy costosos… ¿Realmente es así?

No, no lo es. La prima media de un seguro de Baja Laboral en la opción más amplia de contratación se sitúa en torno a los 600 Euros al año, es decir, que esto le supondría al autónomo plantearse esta inversión como un incremento en su cuota mensual de unos 50 Euros al mes, para afrontar una baja laboral en condiciones similares a las de trabajador del Régimen General.

No hay que olvidar además, que para aquellos autónomos que tributan por actividades económicas en el IRPF en régimen de estimación directa, la contratación de seguros de enfermedad es un gasto fiscalmente deducible hasta 500 Euros al año en gran parte de las Comunidades Autónomas, por lo que además este gasto podría ser deducible casi en su totalidad.
 


No esperes más y consulta a tu Corredor de Seguros.



Ignacio Checa Allegue               
Ejecutivo de Cuentas Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario