miércoles, 1 de agosto de 2018

ESTAR ASEGURADO VS. ESTAR PROTEGIDO


El riesgo personal, la protección de la unidad familiar y mantener el nivel de vida en el momento de la jubilación son preocupaciones que frecuentemente nos planteamos y que representan  una incertidumbre con respecto a nuestro futuro.

Gracias a nuestro esfuerzo la familia disfruta del bienestar que se merece. Hemos conseguido un nivel de vida que debemos mantener e incluso mejorar en lo posible, por todo ello, la protección frente a las eventualidades que pueden poner en peligro las expectativas de nuestra familia es prioritaria para poder vivir con tranquilidad.